martes, 9 de julio de 2013

Sistema Linfatico

Está formado por una extensa red que drena la linfa desde los tejidos y la devuelve a la circulación venosa. Al no contar con un mecanismo de bombeo propio, el movimiento de la linfa es bastante más lento que la sangre. En el trayecto, se interponen ganglios linfáticos que tienen una importante función inmunológica.
Los ganglios linfáticos están distribuidos en todo el cuerpo, pero se concentran en algunos territorios: cuello, axilas, mediastino, regiones paraaórticas y retroperitoneales, regiones inguinales. Normalmente son de menos de 1 cm y la mayoría no son palpables. En regiones inguinales, no es tan raro llegar a palpar algunos ganglios pequeños, sin mayor significado.
El compromiso de los ganglios puede deberse a una enfermedad sistémica (ej.: enfermedad de Hodgkin, mononucleosis infecciosa) o como resultado de procesos en la vecindad (ej.: una infección en la mano, un melanoma que da metástasis al grupo ganglionar vecino).
Al examen físico se buscan en los siguientes lugares:

  • cabeza (preauriculares, retroauriculares, occipitales).
  • cuello (submentonianos y submandibulares, regiones laterales del cuello, espacios supraclaviculares).
  • axilas
  • regiones inguinales
En otras regiones también se logran palpar adenopatías en forma ocasional (ej.: epitrocleares en el codo).
Cada grupo ganglionar recibe la linfa de determinados territorios. Al encontrar ganglios anormales (adenopatías), el clínico debe precisar si se debe a una enfermedad sistémica o a procesos de vecindad (infecciosos o tumorales).
A continuación se presentan algunos ejemplos de adenopatías:
  • en región preauricular: buscar alguna infección ocular (ej.: conjuntivitis viral intensa)
  • retroauriculares: infección del lóbulo de la oreja relacionada con aros.
  • occipitales: infecciones en el cuero cabelludo en los territorios vecinos. La rubéola tiene alguna preferencia por presentar adenopatías cervicales y también occipitales.
  • submandibulares: amigdalitis, absceso dental de la arcada inferior, metástasis de tumores del piso de la boca.
  • cadenas cervicales: metástasis de tumores faríngeos, compromiso de tipo tuberculoso (escrófula), enfermedad de Hodgkin (linfoma), infecciones virales (mononucleosis infecciosa, infección por VIH, sarampión, etc).
  • supraclaviculares: metástasis de tumores dentro del tórax, linfoma, metástasis de cáncer de mama (que también compromete ganglios infraclaviculares y axilares). A veces, el compromiso es por un tumor de la cavidad abdominal (ej.: adenopatía en el espacio supraclavicular izquierdo que deriva de un cáncer gástrico: signo de Troisier).
  • axila: metástasis de cáncer de mama, metástasis de un melanoma en el brazo, infecciones locales (ej.: de glándulas sudoríparas o sebáceas) o de la extremidad superior.
  • regiones inguinales: infecciones o metástasis provenientes de lesiones de la extremidad inferior o genitales externos.
Entre las enfermedades que más frecuentemente se relacionan con adenopatías, destacan:
  • infecciones virales: como mononucleosis infecciosa por virus de Epstein-Barr, infección por citomegalovirus, VIH y muchas otras. Frecuentemente dan adenopatías en cadenas cervicales, pero también pueden afectar otros territorios ganglionares.
  • enfermedad de Hodgkin: tiene especial predilección por ganglios cervicales y supraclaviculares.
  • escrófula: es una forma especial de tuberculosis que compromete ganglios del cuello.
  • cáncer de mama con metástasis axilares.
  • melanoma: da metástasis en región inguinal (si la lesión primaria está en el pie) o en la axila (si está en el brazo), pero también puede darlas a distancia. Además de estos ejemplos, se pueden encontrar adenopatías en muchas otras situaciones: enfermedades inmunológicas y tumorales, por otros agentes infecciosos, etc.

Aspectos que se deben identificar al encontrar adenopatías:

  1. Regiones del cuerpo comprometidas
  2. Tamaño y número
  3. Consistencia: lo normal es que los ganglios tengan una consistencia elástica; los tumores metastásicos pueden conferir una estructura más dura; los procesos infecciosos, especialmente si existe reblandecimiento, se asocian a una consistencia más blanda.
  4. Sensibilidad a la palpación
  5. Límites: interesa precisar si los ganglios están libres o si tienden a confluir (ej., en el linfoma de Hodgkin se pueden encontrar masas multilobuladas por fusión de varios ganglios).
  6. Movilidad: interesa constatar si se pueden desplazar o se encuentran adheridos a planos profundos.
  7. Compromiso de la piel: si se aprecian signos de inflamación (procesos infecciosos)
  8. Lesiones en la vecindad: buscar de dónde surgió el problema: un tumor, una infección.
Glosario: adenopatía, signo de Troisier, scrofula

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.

Blogger templates

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More